martes, 28 de abril de 2009

Enfermedades de los Caballos

En numerosas ocasiones resulta muy fácil ver que un animal está enfermo: muestra un estado abatido y triste, ojos inexpresivos, cabeza baja y color apagado. Pero debemos darnos cuenta de que algo falla antes de que su estado se muestre de forma tan obvia.
A continuación listamos algunas de las señales que nos facilitará nuestro caballo para indicarnos que no se encuentra bien, preste atención a ellas porque pueden prevenir una enfermedad grave:

Respiración y/o pulso acelerados: tenga en cuenta que la respiración de un caballo sano ronda entre las 8 y las 12 inspiraciones por minuto y que su pulso aproximado es de 36-42 latidos por minuto.
El caballo se tumba en el suelo.
Se queda quieto y se niega a andar.
Sus heces son pequeñas, líquidas o de un color extraño; o bien su orina es de un color extraño.
Cojea: las cojeras son fáciles de ver, pero no lo es tanto el determinar en qué extremidad tiene el problema. Para ello deberá examinar cada una de ellas y ver si alguna está caliente, si tiene alguna herida o algún objeto enganchado en la herradura. Además haremos trotar al caballo, sabiendo que:

Si la cojera está en las extremidades delanteras, bajará la cabeza al cargar el peso sobre la mano sana y la subirá al pisar con la mano enferma.
Si la cojera está en las posteriores la cadera del pie afectado tenderá a levantarse más.



Causas de Enfermedades

La enfermedad algunas veces se define como cualquier estado anormal de los tejidos del cuerpo. Cuando las células son dañadas por una enfermedad el cuerpo actúa rápido para reparar la lesión.
El proceso de regeneración produce una inflamación que en el lenguaje medico se indica por la terminación itis, que aparece con los nombres de muchas enfermedades que terminan en esas 4 letras que pueden ser:

Bacterias

Las Bacterias son diminutos organismos vivientes visibles sólo a microscopio. Se distinguen y se clasifican por su diferencia en tamaño, forma y condiciones bajo las cuales pueden crecer, el tipo de alimento que pueden utilizar, y el efecto que tiene en los animales. Existen en todas las partes de la naturaleza; algunas Bacterias son útiles y otras provocan enfermedades.




Virus

Los virus son demasiados pequeños para verse en microscopio atraviesan materia lo suficientemente fina fina para refrenar bacterias. Hay muchas enfermedades virulentas conocidas en los animales. Algunos atacan en primer lugar el sistema nervioso otros atacan a la piel y tejido membranoso, y todavía otros atacan a barios o a todo tipo de tejido.
Después que haya debilitado las defensas del cuerpo, las bacterias que de ordinario no serían tan dañinas, con frecuencia se vuelven invasoras secundarias con serias consecuencias. Las bacterias y los virus invaden al cuerpo en varias maneras principalmente a través del tracto respiratorio, digestivo y genital y también a través de la piel.
Son trasmitidos de un animal a otro por piquetes de insectos y por medio de la sangre, el excremento y las secreciones de animales infectados que contaminan sus alrededores.

Parásitos internos
La mayoría de los animales hospedan algunos parásitos pero sólo alguno de estos son de mayor importancia. Una peculiaridad interesante de mucho de los parásitos internos se devén a que no pueden pasar todo su ciclo de vida en un sólo animal.

Naturaleza de las enfermedades digestivas

Desde el punto de vista digestivo el caballo es un animal frágil. Además de que la gran variedad de regímenes a los que están sometido es el origen de bastantes problemas.

El Caballo no come

El primer reflejo consiste en colocar delante de el alimentos apetitosos y refrescantes: buenos forrajes, atole de salvado, de cebada o de grano de linaza, zanahorias, etc.
Si el animal los consume se puede concluir que se trata de una simple fatiga digestiva y debe reemplazarse una parte de la avena por la cebada durante un tiempo.

El haba
Por detrás de la tabla de los incisivos superiores, la mucosa del paladar esta aumentada de volumen, tumefacta. Esta afectación es frecuente en el caballo joven, en el momento de la erupción dentaría y en el adulto por traumatismo o por irritación.
Hay que refrescarle con bicarbonato de Sodio y un antiséptico intestinal ligero, o con una fricción de la mucosa con algodón empapado con una mezcla de vinagre y sal.Herida del frenillo de la lengua
Algunos caballos adquieren muy jóvenes la costumbre de pasar la lengua por arriba del freno. Para que esta anormalidad se quite se debe de cambiar el frenillo a uno más ancho para que el caballo ya no pueda pasar la lengua por arriba.

Sobredientes
Se encuentran sobredientes al nivel de los molares, sobre el borde externo de los molares superiores y sobre el borde interno de los molares inferiores.
Son defectos de la masticación mal, esto dificulta la masticación y ocasiona lesiones en la lengua y en las mucosas, por eso hay que llevarlo con un veterinario para que rompa y lime las extremidades que sobresalen de estos dientes.

Enfermedades y Tratamiento:

::TIRONES::

El caballo puede sufrir tirones en cualquiera de sus extremidades y éstos pueden ser muy graves, dejando al caballo parado hasta todo un año y en los peores casos para siempre.

Las causas que los producen suelen ser un mal paso o un terreno demasiado blando, produciéndose más normalmente en los momentos en que el caballo se encuentra galopando o saltando.

Tratamiento:

Si nota que su animal sufre un tirón, deberá actuar de la siguiente forma:

* Ponga hielo en la zona afectada.
* Deje descansar al caballo.
* Llame al veterinario, quien seguramente colocará un vendaje anatómico con presión uniforme en la zona.

::SARNA, DETECCIÓN Y CUIDADOS::

La piel del caballo es una parte expuesta constantemente a infecciones y enfermedades parasitarias que, además de resultar enormemente molestas para el animal, pueden llegar a suponer un serio riesgo para su vida.

La sarna es, sin lugar a dudas, una de las enfermedades parasitarias más comunes entre los equinos; por ello conviene conocerla bien, saber cuáles son sus diferentes manifestaciones, el por qué aparece en determinados caballos y cómo debemos luchar contra ella. Algo que se hace aún más importante durante la época de calor, cuando proliferan los mosquitos (una de las principales formas de propagación de este tipo de enfermedades) y la falta de humedad provoca la aparición de polvo y suciedad en la que los ácaros se encuentran a sus anchas.


TIPOS DE SARNA
La sarna del caballo surge por la acción de diversos tipos de ácaros que se asientan en determinadas zonas del cuerpo del animal. Debido a esos ácaros, el caballo comenzará a tener un fuerte prurito y el pelo, antes brillante, se tornará opaco y se llenará de costras y ampollas.
Podemos citar tres tipos fundamentales de sarna que aparece en los caballos:

* SARNA SARCÓPTICA: causada por el “Sarcoptes equi”, un parásito que se introduce en la piel del caballo, donde deja sus huevos.
Este tipo de parásito se manifestará primeramente en la cabeza (labios, ojos y orejas), espalda, cuello y en la zona de la silla; desde estos lugares se irá expandiendo por el cuerpo del animal.
Localizaremos este tipo de sarna de la siguiente forma:


o Comenzará con un fuerte picor, que aumentará en los momentos es que expongamos al caballo al sol, en el interior de establos calurosos y durante la noche.
o Podremos apreciar unos pequeños bultos sobre la piel, perfectamente perceptibles al tacto.
o El pelo se agrupará en mechones que corresponden a cada uno de estos nódulos.
o El pelo se caerá con facilidad, dejando pequeñas alopecias. En algunas de estas calvas podremos localizar llagas, que terminarán por transformarse en costras espesas.
o Si la sarna continúa, acabarán por formarse bastas zonas cubiertas por costras, con llagas que se localizarán principalmente en el cuello y en la garganta.
o Llegados a este punto, el caballo se encontrará claramente desmejorado, se mostrará desganado y apenas comerá.

* SARNA PSORÓPTICA Y AURICULAR: causada por el parásito denominado “Psoroptes equi”, el cual busca las zonas del cuerpo provistas de pelo largo, así como las partes de flexión de las articulaciones.
El modo de contagio es por contacto directo o por transmisión por arneses.
Debajo del mechón de la nuca, debajo de la ingle, en el muslo, axilas, zonas de la grupa... son los lugares preferidos por este parásito que provocará un intenso y desagradable picor en el animal.
El caballo suele reaccionar ante este picor sacudiendo violentamente la cabeza.

* SARNA CORIÓPTICA: también denominada “Sarna de los pies”, puesto que suele comenzar en la zona de las extremidades posteriores desde donde avanza para cubrir, principalmente en el caso de los potros, todo el cuerpo.
A pesar de esto se trata del tipo de sarna menos contagioso y su avance suele ser lento, en muchas ocasiones puede estar localizado en una única extremidad durante largos meses.
Por supuesto su aparición se hará notar con un fuerte picor, ante el cual el caballo reaccionará dando pisotones al suelo de manera continuada y mordiéndose las cuartillas.
A simple vista localizaremos la sarna a través de una descamación en la piel que terminará en la caída de la epidermis, llevando poco a poco a la formación de costras escamosas y a la aparición de grandes llagas transversales.

CÓMO COMBATIR LA SARNA
Ahora que conocemos las formas y síntomas que pueden presentar los diferentes tipos de sarna, conviene saber cómo actuar ante ella.
En primer lugar debemos hacer fuerte hincapié en la necesidad de mantener las caballerizas y elementos que tengan que ver con el caballo perfectamente limpios. Debemos tener en cuenta que los ácaros y parásitos se desarrollan a sus anchas en la suciedad, por lo que nunca está de más que las caballerizas, patios, potreros y arneses se desinfecten con abundante creolina, lisoformo y agua con sal.
Es muy importante ubicar y retirar los bebederos y comederos de las excretas, para evitar que se contaminen; eso sin olvidarnos de que es fundamental que nuestro caballo tenga acceso al agua limpia y fresca durante todo el día.
Mantener al caballo fuera de la caballeriza, al aire libre y realizando ejercicio bajo el efecto curativo del sol, es siempre recomendable; no sólo estará más alegre sino que además lo mantendremos por más tiempo alejado del peligro que supone el contacto con sus excrementos.
Retirar el estiércol todos los días resulta una tarea prioritaria; una vez retirado, este estiércol deberá ser depositado en un estercolero que estará colocado lo más lejos posible de las caballerizas para que éste se deseque con los rayos del sol, de este modo los parásitos, los huevos y las larvas
serán destruidos por el simple exceso de calor.
Un buen cuidador deberá llevar a cabo un control de desparasitación para todos los caballos. Un control que deberá ser respetado correctamente si queremos evitar la infestación, la sobrecarga parasitaria, la contaminación ambiental, la transmisión a otros caballos e incluso la reinfestación de los animales. Este programa de desparasitación deberá tener en cuenta múltiples variables; desde el tipo de parásitos existentes y su cantidad en el animal afectado, el tipo de tratamiento llevado a cabo, el estado de las caballerizas, el estado de los alrededores... Vigilaremos muy de cerca los medicamentos dados, cambiándolos a menudo para evitar que los parásitos generen su propia resistencia.
De cualquier manera y en caso de que su animal se contagie con la sarna, para combatirla deberá llevar a cabo los siguientes pasos:

* Lo primero que hay que hacer es proceder al esquileo general, incluidas las crines y a la consiguiente quema de todos los pelos cortados.
* Continuaremos limpiando la piel con un cepillo blando y mucho jabón. En esta limpieza deberemos poner especial cuidado en las costras aparecidas a causa de la sarna, para no dañar innecesariamente al animal.
* Aplicaremos cataplasmas con una solución a base de esteres fosfóricos. El uso de cataplasmas sirve para eliminar la infección, reducir la inflamación, aliviar las contusiones y limpiar las heridas; deben dejarse puestas un máximo de 12 horas, pasadas las cuales convendrá repetir la aplicación; además no conviene colocarlos durante más de tres días seguidos, a no ser por indicación expresa del veterinario.

No nos cansaremos nunca de señalar la enorme importancia de llamar al veterinario en el momento en que advirtamos cualquier problema en nuestro animal. El es el único que, tras realizar un examen exploratorio, podrá determinar el alcance de la enfermedad y, por supuesto, el tratamiento más adecuado a seguir.
Una vez curado al animal y para prevenir una nueva aparición, convendrá llevar a cabo algunas medidas de prevención, como son:

* Seguir una alimentación intensiva y abundante, en la que pongamos especial atención a la calidad de los piensos así como al aporte vitamínico. Administrar reconstituyente con vitamina B12 es siempre adecuado.
* Los animales afectados deberán permanecer al aire libre y , en caso de ser posible, en el pastizal.

Ni que decir tiene que los animales afectados deberán ser separados de los sanos, teniendo en cuenta que el contagio entre un animal enfermo y otro que no lo está es relativamente sencillo, pudiendo producirse por contacto directo o indirecto (sillas, lugares de cobijo...); toda precaución es poca.

Y como solemos indicar, una correcta alimentación, una adecuada rutina de limpieza y un programa de ejercicios adecuados es la mejor prevención para cualquier enfermedad. Cuidemos correctamente a nuestro animal para no tener que lamentar sus enfermedades.

::LAMINITIS::

Se trata de una inflamación de las láminas interiores del casco. Suele ser debida a un cambio en la dieta en el que se introduce una alimentación mucho más rica o bien a un exuberante pasto nuevo.Síntomas:Debido a la inflamación, el casco no puede expandirse para aliviar la presión por lo que el animal acaba por apoyarse en los talones tratando así de aliviar el dolor; de esta forma podremos percibir que algo ocurre, ya que notaremos serias dificultades para el movimiento.Tratamiento:

* Reducir de forma drástica la comida.
* Aplicar calor.
* Colocar el casco en una solución caliente de sulfato de magnesio (que verteremos sobre un cubo).
* Vendar la zona sin apretar.
* Para paliar el dolor podemos disolver unas cuantas aspirinas (alrededor de cinco) en un poco de agua, las mezclamos con miel y harina y untamos toda esta mezcla en la lengua cada cuatro horas hasta que el veterinario nos de un analgésico más adecuado.
* Llamar sin falta al veterinario.


::HERIDAS::

Descripción: Es muy común que nuestro animal se produzca múltiples rasguños y heridas, en principio no deben preocuparnos excesivamente pero deberemos prestar especial atención al lugar donde se producen y a su curación (observar si tarda excesivo tiempo en sanar).Tratamiento:Lo más importante es limpiarla a fondo, con el fin de que el animal no contraiga otras enfermedades, para ello le recomendamos que siga las siguientes instrucciones:

* Lave la herida con un chorro abundante de agua fría: esto ayudará a contraer los vasos sanguíneos al tiempo que eliminaremos la suciedad y la sangre coagulada, con lo que podremos analizar mejor la herida.
* También puede utilizar una solución salina para lavar la herida y las zonas circundantes: una cucharada de sal de mesa disuelta en un litro de agua.

Además conviene que tenga en cuenta los siguientes puntos:

* Si se trata de una herida superficial, le recomendamos que la proteja con aceite de ricino.
* En caso de que la herida sea importante y resulte obvia la necesidad de dar puntos, deberemos tapar la herida con un vendaje ligero, dejando todo lo demás en manos del veterinario.
* Nunca hurge en una herida para determinar su profundidad.
* Si se produce una hemorragia, deberá intentar cesarla presionando la herida con una venda, para lo cual colocaremos previamente una gasa o pañuelo limpio sobre la misma.

* En caso de que existan trozos de madera, metal o algún otro objeto clavados en la herida, deje al veterinario la tarea de retirarlos y deje la herida destapada.
* Evite que el caballo se toque las heridas.
* Compruebe que la vacuna del tétano está al día.

De cualquier manera debe tener en cuenta que usted sólo puede realizar una primera cura y que todo aquello que implique cualquier tipo de complicación deberá dejarlo en las manos expertas de un veterinario.


::GRIPE::

Se trata de una enfermedad relativamente fácil de detectar ya que produce un notable empeoramiento del aspecto del animal, que parece volverse triste y decaido. Síntomas:

* Ojos llorosos.
* Mucosidad.
* Temblores.
* Pulso y respiración acelerados.

Tratamiento:

* Tomar la temperatura al animal, para determinar si tiene o no fiebre (la tendrá si el termómetro indica más de 38º), en caso de que así sea deberemos llamar al veterinario, nunca trataremos a un animal que tenga fiebre.
* Mantenerlo caliente, con mantas y vendas; asegurándonos de que en la cuadra no existen corrientes de aire que pueden perjudicarle pero sí que está ventilada.
* Para descongestionarle trataremos de que inhale vapores balsámicos; para ello le colocaremos en el fondo de una bolsa unas gotas de este tipo de compuesto, sobre el cual pondremos un puñado de heno remojado con agua caliente.
* Para aliviar la inflamación de la garganta y reducir el dolor, es conveniente colocar unos paños calientes sobre la misma.
* Si los síntomas persisten después de 24 horas lo más conveniente es llamar al veterinario, ya que se pueden presentar complicaciones imprevistas.


::SABER SI EL CABALLO TIENE FIEBRE::

Si observa que su caballo se comporta de manera extraña, tal vez sea porque tiene fiebre. Si no dispone de un termómetro a mano para comprobarlo, le proponemos que pruebe a tocarle las orejas; si éstas están calientes, es un síntoma de que la fiebre está allí.
Claro está que el calor en las orejas puede ser producido por otras causas, pero una cosa es del todo cierta, si el caballo tiene las orejas frías puede estar tranquilo porque no tiene fiebre.

::CURAR PEQUEÑAS HERIDAS::

Las heridas son, por desgracia, algo bastante común en el caballo, sobre todo tras jornadas de trabajo.
Aunque en principio no tienen porque suponer ningún problema, lo cierto es que conviene que procedamos a su limpieza y curación cuanto antes, puesto que pueden convertirse en un foco de infección que conlleve la aparición de dificultades que son del todo evitables.
Lo primero que deberemos hacer cuando localicemos una herida es limpiarla a fondo. Para ello rociaremos agua fría sobre la misma, de forma suave; con esto conseguiremos contraer los vasos sanguíneos, al tiempo que un flujo continuo de agua ayudará a eliminar toda la suciedad acumulada en la zona, así como la sangre coagulada.
Una vez que la hayamos limpiado con el agua, podremos determinar la profundidad y gravedad de la herida, concluyendo si va a necesitar o no puntos. En caso de que sea evidente que así va a ser, nos limitaremos a tapar la herida con un suave vendaje, dejando el resto del trabajo al veterinario.
Si nos encontramos fuera de casa, deberemos ser capaces de valorar si el caballo será o no capaz de volver por sus propios medios. No conviene correr riesgos, en caso de duda siempre es recomendable localizar un medio de transporte.
En caso de que se trate de una herida superficial y queramos proceder a su curación, comenzaremos por lavar la herida y las zonas que la rodean con una solución salina (se preparará con una cucharada pequeña de sal disuelta en un litro de agua). Tras esto, las protegeremos con pomada de cinc o aceite de ricino.
Por supuesto el objetivo de esta primera cura debe ser el de proteger la herida de tal manera que se controle la hemorragia, al tiempo que evitar que se infecte.
En caso de que la herida presente trozos de madera o de metal clavados, deberá ser el veterinario el encargado de extraerlos. No conviene apretar la herida y en ese caso la dejaremos destapada esperando la actuación profesional lo antes posible.
Por supuesto y una vez pasada la primera fase de “peligro”, convendrá comprobar que la vacuna del tétano se encuentre al día.

::EL COLICO EQUINO::


Los cólicos pueden ser de diferentes tipos, entre los más comunes cabe señalar:

* Cólico espasmódico: produce en el caballo dolores fluctuantes.
* Cólico hepático: producido por el paso de un cálculo por las vías biliares.
* Cólico renal: debido al paso de un cálculo por las vías urinarias.
* Cólico de torsión: producido por la torsión del intestino del caballo.

Se trata de fuertes dolores de vientre que sufre el caballo que pueden ser debidos a múltiples causas; las más habituales son:

* Un cambio repentino en la dieta del animal.
* Un empacho.
* Una infestación parasitaria.

Síntomas:Podremos advertir que el caballo está sufriendo un cólico si vemos que se muestra inquieto, se revuelve y empieza a sudar.Tratamiento:

* Prohibirle comer o beber.
* Evitar que se revuelque y prepararle una abundante cama si vemos que no puede dejar de hacerlo.
* En caso de que estos dolores se prolongen deberá llamar al veterinario

Etimológicamente el término “Cólico” significa "dolor de colon". En nuestros días el significado de este vocablo se ha extendido y ahora se considera cólico a cualquier dolor localizado en la cavidad abdominal. En definitiva, se trata de dolencias del aparato digestivo caracterizadas por dolor, y que se acompañan de alteraciones funcionales e incluso en la topografía de las vísceras de la cavidad abdominal.
Todos los que estamos relacionados con el mundo de los caballos hemos oído hablar en alguna ocasión de los temidos cólicos, que actualmente representan entre el 15 y el 20% de los actos clínicos que desarrolla el veterinario dedicado a la medicina equina.
El cólico es sin duda la principal causa de muerte en caballos. Conocer esta enfermedad, sus síntomas y tratamientos, es por tanto de vital importancia para cualquier cuidador.

POR QUÉ LOS CÓLICOS PERJUDICAN AL CABALLO
El caballo es, sin dudas, el animal que más sufre las consecuencias de los cólicos; la causa está íntimamente relacionada con múltiples y variadas cuestiones que tienen que ver con las características físicas y de comportamiento del animal.
Una de las más importantes es la que viene determinada por las propias condiciones anatómicas de los caballos: ellos poseen un intestino con una longitud aproximada de 30 a 35 metros y con una marcada variación en su tamaño. A esto debe sumarse un estómago de tamaño reducido, caracterizado por un rápido tránsito gástrico, lo que provoca que durante el día deba vaciar varias veces su contenido, enviando al intestino alimentos con insuficiente grado de digestión.
Otro de los motivos fundamentales son los errores en la nutrición; fundamentalmente relacionados con la calidad y cantidad de la ingesta suministrada.
Pero además debemos tener en cuenta el trabajo que a diario realiza el animal, el excesivo ejercicio, los enfriamientos, la administración de bebidas frías... son todos factores de riesgo que ponen al caballo en las condiciones perfectas para ser “atacado” por un cólico.

CAUSAS DETERMINANTES DE LA ENFERMEDAD

El cólico puede ser definido como el dolor percibido por el animal que padece un cuadro de abdomen agudo con localización en el aparato gastrointestinal o en los órganos genitourinarios. Sabemos que los animales perciben el dolor, porque el mismo genera un conjunto de anomalías perjudiciales para todo el organismo.
Las principales causas de cólicos en equinos podemos encontrarlas en la propia alimentación y en los parásitos del aparato digestivo.

* Motivos alimenticios:
* Una dieta escasa.
* Una dieta excesiva.
* Dieta compuesta por alimentos muy ricos en energía o muy ricos en proteína
* Dieta con una cantidad excesiva de fibra bruta poco digestible.
* Aguas duras, el agua en cantidad insuficiente o cuando ésta se administra - excesivamente fría o contaminada.
* Parásitos del aparato digestivo: es la causa más frecuente de cólico en los caballos: - hasta un 30% en animales estabulados y el 90% en animales en libertad.
* La desparasitación rutinaria disminuye la presentación de cólicos de forma considerable.

SÍNTOMAS DE LA ENFERMEDAD

Si un caballo sufre un cólico, dará signos evidentes de ello. Conviene estar atentos, cuanto antes interceptemos la enfermedad, mayor posibilidad tendremos de sanar al animal.
En primer lugar es importante la observación del estado general y del comportamiento del equino durante algunos minutos. Un caballo con un cuadro de cólicos dará claros síntomas de inquietud: se dirige de un lado a otro del box o piquete, escarba o rasca el suelo, efectúa cambios frecuentes de posición (se acuesta y se levanta), expresa su dolor con miradas angustiosas orientadas hacia los flancos, tiende a echarse con cautela o de manera brusca y suele revolcarse.
En caso de que sospechemos de que existe la enfermedad, deberemos observar otra serie de signos importantes:

* El tamaño del abdomen (aumento de uno o ambos lados), las heridas y los traumatismos que se producen por el intenso dolor.
* La presencia de comida en el comedero.
* Ausencia de orina en la cama.
* Posibles dificultades para orinar.
* Modificaciones en la materia fecal.
* Sudoración intensa, con importante pérdida de agua y los electrolitos (que si no se reponen conducen a un estado de shock).

CONDUCTA A SEGUIR
En caso de que observemos alguno de los síntomas antes expuestos, conviene que nos pongamos en contacto con el veterinario de inmediato.
La rápida intervención del profesional se hace imprescindible, ya que es el único capaz de determinar el diagnóstico real y el tratamiento adecuado; a lo que procederá tras un exhaustivo análisis del animal. Además y lo que no es menos importante, calmará el dolor y tratará de restablecer el normal funcionamiento digestivo.
Pero además, existen una serie de Medidas preventivas que podemos llevar a cabo:

* Prohibirle comer o beber.

* Evitar que se revuelque y prepararle una abundante cama si vemos que no puede dejar de hacerlo.

El tratamiento, que siempre deberá ser determinado por el veterinario, dependerá de la causa que lo origine, pero en reglas generales se calma el dolor para evitar autolesiones y se administran antiespasmódicos.
En los casos graves puede ser necesaria la intervención quirúrgica para salvar la vida del animal.

LA MEJOR CURA, LA PREVENCIÓN
Como con cualquier enfermedad, prevenir la aparición del cólico es siempre la mejor opción. Para ello es necesario disminuir las causas que predisponen a desencadenar un cuadro de este tipo.
Procuraremos corregir las alteraciones de los dientes, deberán efectuarse tratamientos contra los parásitos gastrointestinales y se proscribirán las bebidas frías.
Deberá controlarse estrictamente el racionamiento, es decir, la calidad y la cantidad de los alimentos suministrados. Conviene recordar que los equinos son sumamente sensibles a cualquier alteraciones en su alimentación, que puede ser una de las principales causas de enfermedad. Si el caballo se encontrase estabulado, será conveniente distribuir el alimento en varias tomas al día.
Debemos recordar que los caballos, por sus características anatómicas, no pueden vomitar, por lo tanto, se puede producir una dilatación gástrica, con el riesgo de ruptura del órgano y posterior muerte.
Si el cólico es detectado a tiempo, el animal sanará casi con total seguridad. Que su estado sea el adecuado tras la enfermedad dependerá de diferentes puntos, como la propia causa que provocó el cólico, la rapidez con que se reconocen los primeros síntomas, la realización inmediata de un adecuado tratamiento, la respuesta al tratamiento efectuado, la presencia de complicaciones generales (deshidratación, shock, etcétera), el restablecimiento de la fisiología gastrointestinal normal...


:: CUÁNDO DEBE LLAMAR AL VETERINARIO::

Existen algunos problemas o heridas que podemos solucionar nosotros mismos, pero existen otras en los que será de vital importancia llamar al veterinario.
Hágalo cuanto antes siempre que:

* El caballo tenga una temperatura mayor de 38º C.
* Si ha sangrado abundantemente o tiene cortes de importancia.
* Si muestra un carácter extraño.
* Si presenta síntomas de dolor evidentes.
* Si saliva en abundancia; puesto que puede ser el síntoma de haber comido alguna hierba nociva o haberse clavado algo en la boca.
* Si se tambalea al andar (puede haberse envenenado).
* Si parece que intente vomitar, arqueando el cuello y el dorso y haciendo esfuerzos con los músculos de la barriga (puede existir algún problema en el esófago).

martes, 21 de abril de 2009

Crianza de Caballos (Información general)

La crianza de caballos surgió cuando el ser humano se dio cuenta de la gran utilidad que tienen para el trabajo en el campo, en las guerras, como medio de transporte y para la industria.

Hoy en día existen 200 razas en todo el mundo y se reconocen 30 razas extintas. El caballo es un mamífero herbívoro perisodáctilo que pertenece a la familia de los Équidos.

Esta familia incluye tres grupos de mamíferos salvajes: un primer grupo está constituido por las cebras, originarias de África; un segundo grupo comprende a los asnos, que a su vez incluye al asno salvaje africano, al kiang y al onagro, que habitan en Asia y, por último, el tercer grupo está representado por los caballos propiamente dichos.

La característica anatómica más notable del caballo moderno es la presencia de un único dedo en cada una de sus extremidades. Por este motivo se le considera un perisodáctilo, es decir, un ungulado con número impar de dedos.

Los caballos requieren espacios especiales para descansar, ejercitarse, comer y dormir, estos lugares varían en cuanto a forma, materiales, y tamaño, dependiendo de las condiciones del lugar donde se encuentren los animales.

Las caballerizas son los lugares en donde son alojados los caballos para descansar y comer, además es aquí donde pasan una gran parte del día.

El tipo de caballeriza depende de la región en que se encuentren los caballos, ya que los materiales que se ocupan son diferentes para adaptarse a los diferentes climas.

Al hablar de picaderos nos referimos a los lugares en donde son entrenados los caballos, ya sea para equitación , exhibición o alta escuela; también es el lugar donde simplemente salen a tomar el sol.

El aparato digestivo de los caballos les permite realizar la fermentación de su alimento en el intestino grueso, para que su digestión sea más eficiente.

Entre los alimentos que componen la dieta del caballo se incluyen: los forrajes, heno y paja, los granos y sus derivados, como el maíz, el salvado, y la avena, los alimentos suculentos, como las zanahorias y manzanas, los suplementos proteínicos y los aditivos.


El tipo de alimentación del caballo dependerá de su edad, tipo de actividad que realiza y estado fisiológico. También existen alimentos comerciales o procesados para caballos, que están balanceados con los nutrientes que requiere el animal. Un punto fundamental de la cría de caballos es la alimentación, ya que debido a la disposición o tipo de aparato digestivo, es muy propenso a sufrir de cólicos, los que llegan a provocar su muerte.

Historia de los Caballos

El Caballo domestico representa el eslabón final de una larga cadena evolutiva y forma considerando también los otros monodáctilos un pequeño grupo aislado que parece hoy de estrechos parentescos del reino animal en el orden de los perisodáctilos los caballos han estado relacionados con los tapires y rinocerontes, pero significa en un manejo parentesco a nivel de antepasado que vivían hace mucho tiempo.

Los caballos se han desarrollado durante 50 millones de años a partir de pequeños animales de dimensiones de un perro mediano, hasta llegar a los veloces corredores de las estepas mayores de dimensiones actuales.

Al culminar éste proceso se domesticó el caballo por el hombre mediante el cautiverio y la selección artificial hasta obtener diferentes formas, coloraciones y marcas de distinción blanca.

El Caballo dicen que procedía de norte América se supone que de ahí emigro a Sudamérica y Asia a través del itsmo que unía entonces a América con Asia. Desde éste momento llego a Europa y después a África. Cuando en la edad de piedra las tribus cazadoras llegaron en sentido contrario hasta América, el caballo fue cazado con saña hasta ser exterminados.

Los conquistadores españoles a principios del siglo XVI, volvieron a introducirlo en el continente Americano. El hombre utilizado la fuerza y la velocidad del caballo desde que lo domestico para cambiar su forma de vida.

En lugar de echar raíces en un sitio pudo trasladarse con rapidez a sitios muy distantes, llevando consigo cuanto necesitaba.

Los caballos se convirtieron en un bien tan apreciado que concedieron gran poder a sus propietario.

Tribus de Arabes belicosos conquistaron Medio Oriente y el Norte de África y entraron a España. Mas tarde, en el siglo XIII, los mongoles partieron de Asia central, y gracias al caballo forjaron un gran imperio.

Corceles históricos y legendarios cobraron fama imperecedera pegaso, el caballo alado de la Mitología griega broto del cuerpo de la monstruosa medusa cuando Perneo la decapito. En fecha posterior su relación con los 9 dioses llamados mausas: su fuente sagrada en el monte Elicán brotó a consecuencia de una coz de pegaso.

El gigantesco caballo hueco construido por los griegos , permitió tomar la ciudad de Troya. Los troyanos lo introdujeron en la ciudad, ignorando que los soldados helénicos se habían oculto en el interior. Una vez dentro de la población, los griegos vencieron fácilmente a sus habitantes.

Alejandro Magno poseía un maravilloso corcel de guerra bucéfalo, que sólo tenía que mantenerlo él. Cuando murió en 326 a.C. el rey edifico la ciudad de bucéfalo en su memoria.

Eclipse fue un pura sangre inglés nacido en 1764. Se le considera el más importante caballo de carreras que haya existido, pues venció en la 18 competencias en que intervino. Los mejores corceles de hoy descienden de él.

Morengo fue el semental blanco que montó Napoleón el día de su derrota Waterloo en el año de 1815. "El gran conquistador le dio el nombre de una aldea de la Italia septentrional donde en una de sus principales victorias, derrotó al ejército austríaco en el año de 1800.

Pero aún asi no todos los caballos han sido domesticados, existen los Przewalski, una pequeña tropa del tipo de Caballo cuyos antepasado nunca fueron domesticados vive todavía en las montañas entre China y Mongolia.

Los gobiernos procuran protegerlo, pero algunas tribus lo cazan para consumir su carne, con la consecuencia que su número se han reducido tanto que le amenazan la extinción.